Soocial

¿Qué es la economía de la atención?

Para estrenar nuestro blog, vamos a explicar de forma sencilla y rápida qué es la economía de la atención y por qué supone un problema para las relaciones sociales.

Con la premisa de que todo en internet debería ser gratis, nace la economía de la atención. ¿En qué consiste esto? Muy fácil: las empresas obtienen tu atención y la ofrecen a anunciantes para que pujen por mostrar sus anuncios.

El famoso problema de las redes sociales no son las plataformas per se, sino la forma de obtener y maximizar estos ingresos.

¿Por qué es tan importante la atención?

La escasez

El valor de la atención, al igual que el de cualquier otro recurso, depende mucho de su escasez. Esto hace de la atención un recurso extremadamente valioso, ya que la atención per cápita diaria es de, como mucho, 24 horas (de las cuales, además, pasamos dormidos un tercio).

La biología

Los seres humanos tenemos un enorme y constante deseo biológico de recibir atención. Hacemos cosas inimaginables para obtener un poquito más de atención sin siquiera darnos cuenta. Esto no es ni malo ni bueno, simplemente es. Y debemos vivir con ello.

La exclusividad

Otra característica de la atención es que, al entregársela a X, ya no podemos dársela a Y. Mientras lees este artículo, tenemos tu atención. Por eso no estás atendiendo a tu profesora o haciendo esa tarea que debes hacer.

El poder

Al recibir la atención de alguien, tenemos poder sobre el comportamiento de esa persona.

Por ejemplo, imagina una piedra.
Antes de leer este artículo no sabías que ibas a estar pensando en una piedra
(salvo que te hayas dado cuenta del mensaje subliminal del primer párrafo).
¿Has ido a comprobarlo? Muchas personas habrán subido para ver si es cierto. Porque
tener la atención de alguien, otorga cierto poder sobre sus acciones.

Vale, pero… ¿cómo medimos la atención en redes?

Todo valor debe tener una forma de medirse. De la economía de la atención nace la moneda social.

  • Cuando una persona nos parece que merece nuestra atención: la seguimos.
  • Cuando un post nos ha llamado la atención: damos like.
  • Incluso cuando queremos obtener la atención de alguien le bombardeamos con likes para recibir al menos un poco de su atención como premio por darle de la nuestra.

Los likes, los seguidores, los suscriptores, etc. son distintas formas de medir la atención. Las notificaciones son tan solo un registro de las transacciones de atención a nuestro favor. Y por eso nos encantan.

¿Cuáles son las consecuencias de esto?

Las empresas cuyo modelo de negocio se base en la venta de tu atención intentarán arañar cada segundo de tus 16 horas de atención diarias disponibles.

Esto no es del todo malo si estás aburrido en el tren sin nada más interesante que hacer, pero comienza a ser un problema cuando sacrificas tu vida para entregarles esa atención a las compañías.

Miras la pantalla tomando una cerveza con tus amigos.
Miras la pantalla comiendo con tu abuela.
Miras la pantalla “trabajando” y no te cunde.
Miras la pantalla incluso mientras estás conduciendo.

Por supuesto, no es nuestra culpa que las compañías estudien y aprovechen las vulnerabilidades de nuestro cerebro para conseguir retenernos más tiempo metidos en el dispositivo. Pero sí es nuestra responsabilidad actuar en consecuencia una vez somos conscientes del problema.

El problema es tal que, no solo sacrificamos nuestra vida sino que, el tiempo que pasamos metidos en la pantalla, no siempre es agradable. Del nacimiento de la moneda social también nace la posibilidad de medir la atención recibida. Y cuando podemos medir y ver números, nos encanta compararnos.

Esto supone un peligro porque puede llegar a alterar el sentido de nuestra propia identidad. Sometemos nuestro valor personal a la cuantificación pública y a lo que otros piensan de nosotros. Y nos obsesiona hacerlo.

Somos capaces de tomar 300 fotos hasta encontrar el selfie perfecto y, después, esperar a la hora perfecta para publicarlo.
- Bailey Parnell.

El problema, como podemos ver, no son las redes sociales. El problema reside en toda la mecánica oculta utilizada para maximizar beneficios. Nada es gratis, y estamos empezando a pagar las facturas ahora.

La solución no es dejar las redes, hay demasiado valor en ellas y, en ocasiones, suponen una gran ventaja. La solución es ser conscientes del problema y utilizarlas de forma responsable.

Written by

Amigos. Planes. Momentos || Mejora tu vida social sin sacrificarla 🚀 https://soocial.net

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store